• Psicoterapia infantil, niños, desarrollo
    La esperanza del despertar fisiológico, psicológico y del sentimiento de confianza.

El TDAH tal y como se entiende usualmente tiene unos síntomas manifiestos de desatención y/o hiperactividad o impulsividad. Se trata de un patrón estable de desatención en las tareas escolares u otro tipo de actividades que le puede conducir a un mal rendimiento o a ser descuidado en su producción. No presta atención cuando se le habla, no es capaz de organizar las tareas siendo que la mayor parte de las veces las deja sin acabar. Le cuesta realizar tareas que impliquen un esfuerzo a nivel mental y suele distraerse con facilidad inclusive descuidando sus objetos personales.

Hiperactividad, siendo que se mueve en exceso aún cuando resulta inapropiado hacerlo, se da un exceso de conductas y la mayor parte de ellas, son inoportunas por darse en contextos inadecuados pero que no representan una transgresión de las normas.

Impulsividad ya que a menudo se precipita en sus respuestas antes de haber entendido o se entromete en lo que hacen los demás o les interrumpe. Puede dar lugar a accidentes y a conductas de riesgo y representa un déficit en la capacidad de inhibir conductas y de demorar las satisfacciones.

Seleccione para ampliar:

Manía, DepresiónObsesiones y compulsionesFobia socialFobia escolarAnsiedadRabietasAnsiedad por separaciónTecnologíasTrastornos del sueñoConductas negativistas y desafiantesAutoestimaMovimientos estereotipadosMutismo selectivoTicsProblemas de eliminaciónProblemas de ingestaComportamiento perturbador,Trastornos del aprendizajeTrastorno generalizado del desarrollo (TGD)Celos, Separación de los padres

Contacto